NOTICIAS   -EQUIPO PRIMAFLOR MONDRAKER XSauce-

Mathias Fluckiger: "Gran parte de mi paso adelante fue la confianza"

Mathias Fluckiger es uno de los corredores que más pasión levanta en el circuito de la Copa del Mundo. Dotado de un gran talento y habilidad, también sabe cuándo tomar riesgos. Mathias ha sido uno de los mejores corredores a lo largo de toda su carrera en las categorías júnior y sub 23 hasta llegar a élite. Ganó el Campeonato Mundial como sub 23 en 2010 y es el actual campeón nacional suizo. En 2018, Mathias obtuvo su primera victoria en la Copa del Mundo y demostró que podía repetir obteniendo otra victoria en la primera ronda de la Copa del Mundo en 2019. La consistencia de Mathias le convierte en un habitual en el podio de la Copa del Mundo, cuarto en la general 2019 y con una medalla de plata en el Campeonato Mundial de 2019.

Bec: Has ganado dos Copas del Mundo en tu carrera y has estado en el podio muchas veces. ¿Hubo algo particularmente especial en esos dos días que marcara la diferencia en tu victoria?

Mathias: Una gran parte fue la confianza de saber que podía ganar grandes carreras. Hace diez años, muchos decían que ganaría en la Copa del Mundo en el futuro, sólo porque lo hacía en sub 23 en ese momento. Por aquel entonces, no había categoría única para sub 23 en Copa del Mundo. Mientras tanto, tuve algunas muy buenas actuaciones en la Copa del Mundo, pero nunca una victoria. Diría que gran parte de dar el paso adelante fue la confianza. No me di cuenta entonces, pero ahora puedo confirmarlo. ¿Y por qué no tenía la confianza para ganar carreras? Porque yo era el segundo mejor suizo. Había un corredor que siempre estaba por delante y que parecía intocable. Y si ves esa jerarquía a lo largo de tanto años, acaba afectando a la cabeza. Sin embargo, siempre vi que en realidad podría ser, en un buen día, tan fuerte como Nino Schurter. Tenía que trabajar mucho el apartado mental. También tuve que cambiar la táctica en carrera. En 2018 traté de hacer las cosas de forma directa, quería vencerlo rápido, pero fue imposible. Aprendí entonces una táctica diferente y conseguí acercarme. Me seguía ganando, pero sólo porque tenía más experiencia y sabía cómo ganar. Sin embargo, yo ya era más fuerte en algunas carreras. Mi confianza fue creciendo y creciendo y todavía continúa creciendo. Pero también tuve que trabajar otras cosas para ser más rápido. Por ejemplo, tuve que competir de forma más inteligente. A veces tomaba demasiados riesgos. O me estaba cayendo o tenía un problema mecánico. Corregir esta parte ayudó mucho. El año pasado no tuve una caída o una avería hasta el Mundial en Canadá. Allí tuve un pinchazo en la rueda delantera, pero fue mala suerte, atrapé un alfiler.

B: ¿Qué crees que marca la diferencia entre un biker del Top 10 y un ganador de la Copa del Mundo?

M: Una pregunta muy difícil. Una gran parte es el talento. Luego está la confianza y por supuesto trabajar muy duro. Hay muchos bikers muy trabajadores, pero algunas veces es posible que no lo hagan de la forma correcta. Todos tienen que descubrir qué es lo mejor para él y cómo deben desarrollar su potencial. Es algo que depende de cada ciclista.

B: Con tantos resultados importantes, ¿qué te mantiene trabajando tan duro año tras año?

M: Todavía no soy el mejor y veo mucho potencial en mí que todavía no utilizo. Además, me encanta el ciclismo y las carreras. ¡Lo extraño mucho ahora!

B: Eres un biker muy emocionante y has corrido grandes riesgos en las carreras. A veces eso da sus frutos y otras te ha costado un gran resultado como en Albstadt 2017, ¿te encanta correr al límite e ir a tope o crees que necesitas frenarlo?

M: Como dije antes, es algo que he cambiado durante mi carrera, fue necesario. Supongo que ahora soy más maduro. Hice algunas cosas estúpidas, pero aprendí, aunque no rápido, porque me encantaba el riesgo. Todavía me gusta, pero ya no en carrera, más en los entrenamientos.

B: Eres uno de los mejores corredores del mundo, ¿alguna vez te resulta difícil o frustrante estar a la sombra de Nino Schurter?

M: Tengo que confesar que es algo que me ha hecho mejor. Estaba a la sombra de él, aún en popularidad, pero en las carreras diría que ahora llego a su nivel e incluso puedo vencerle. Pero sí, a veces era frustrante. Es bueno tenerle en nuestro deporte.

B: El director de su equipo, Ralph Naf, también fue uno de los mejores corredores de Suiza antes de retirarse. ¿Cómo es tener a alguien con toda esa experiencia y que entiende tan bien las carreras apoyándote?

M: Por supuesto es algo muy útil. Nuestra relación es muy buena y trabajamos unidos. Él es una de las razones por las que me encuentro ahora en este punto. Analizamos cada carrera, lo que hicimos bien como equipo y dónde nos equivocamos… y nos equivocamos muchas veces, pero crecimos. Es un proceso de aprendizaje que va de una carrera a otra. ¡Pero diría que ahora estamos muy bien! Esa es también la razón por la que trabajo con él y nuestro equipo durante tanto tiempo. Todos nos conocemos muy bien. Si tenemos un problema, podemos recordar una situación similar y reaccionar entonces de forma tranquila. Tenemos una solución que sabemos que funcionó.

B: El coronavirus está afectando a todos en todo el mundo. En Suiza todavía tienes la suerte de poder seguir entrenando al aire libre, ¿cómo ha cambiado tu entrenamiento y qué estás haciendo para mantenerte motivado mientras todo el programa carreras es completamente desconocido?

M: Tiempo difícil para todos pero, sí, tenemos suerte de que en Suiza aún podamos hacer nuestro entrenamiento habitual. Es difícil para la mente porque no sabes cuándo estaremos corriendo. En realidad, no tenemos un objetivo en el que estamos trabajando. Esto lo hace difícil. Intento hacer una preparación de temporada casi normal. Poco menos intensivo. Pero mi cuerpo sabe que tiene que competir, sino pierdes motivación.

B: Mirando hacia atrás al Mundial 2012 en Austria, ese debe de haber sido un día increíble para los Fluckiger con un podio totalmente suizo, tu hermano Lukas y tú con plata y bronce.

M: Absolutamente, es uno de los días que recuerdo de primeras cuando tengo que hablar sobre mi carrera. Subir al podio de un Mundial con tu hermano sigue siendo increíble. Este fue un día muy especial. Recuerdo las horas después de la carrera, fue muy, muy agradable. Ambos reconocimos que era algo especial, que probablemente nunca vuelva a suceder. Para ganar una medalla se necesita mucho, todo en este día se tiene que cumplir. Que haya además una segunda persona en ese podio es todavía más complicado. Fue y es una locura.

B: ¿Has tenido piques con tu hermano a lo largo de tu carrera? Me imagino que también crea un vínculo muy especial.

M: En realidad nunca corrimos uno contra el otro. Quiero decir que nunca lo sentimos así, incluso ahora cuando ya no estamos en el mismo equipo. Nunca he visto a Luk (Lukas) como un rival. A veces tuvimos retos diferentes en nuestra carrera. Pero en lo importante siempre estamos allí el uno para el otro. Y en carrera es importante.

B: ¿Crees que el circuito masculino es un ambiente muy competitivo en la Copa del Mundo o son todos amigos fuera de la bicicleta?

M: Es muy competitivo, lo que demuestra también el nivel que tenemos. Apenas hay segundos entre cada biker en línea de meta. Pero, en general, diría que nos relacionamos bien entre nosotros fuera de las carreras. Por supuesto, no todos somos mejores amigos y algunos bikers te gustan más y otros menos. En la carrera siempre hay estrés y puedes llegar a comportarte en un momento de una forma que no harías fuera de la competición. Pero como dije, el momento de la carrera es estresante y tu mente no siempre está clara. Es humano cometer errores. Yo también he tenido algunos…

B: Cualquiera que te siga en las redes sociales sabe que pasas mucho tiempo jugando con tus bicicletas (y la máquina de café). Obviamente te gusta la mecánica ¿Es uno de tus pasatiempos que te mantiene ocupado cuando no estás entrenando?

M: Me gusta. Es una gran parte de mi vida. Desarrollar algo, tanto si es para la bicicleta o no, es mi pasión. Tuve la oportunidad de desarrollar dos bicicletas con mi proveedor. Una para los Juegos Olímpicos de Río que se llama “Riocat" de la que se produjeron sólo veinte unidades. Fue muy singular. Y para Tokio podría hacer lo mismo. No puedo entrenar todo el día y pensar sólo en el ciclismo, a veces tienes que hacer cosas diferentes para despejar tu mente. Esta es mi manera.

B: ¿Cómo es un día habitual en la vida de Mathias Fluckiger?

M: Nunca tengo un día habitual. Intento planificar que el ciclismo (entrenamientos) tenga prioridad uno. Fuera de esto, me gusta tener tiempo para mis pasatiempos. Relajarme no es mi punto fuerte.

B: Llevas en el deporte mucho tiempo y has visto algunos grandes cambios a lo largo de los años. Las carreras continúan acortándose, la inclusión del Short Track, el Eliminator vino y se fue, ¿crees que nuestro deporte sigue creciendo o está en un buen lugar ahora? ¿Qué cambios harías?

M: En realidad, el formato actual con estas dos disciplinas me gusta mucho. El BTT se volvió muy atractivo. Supongo que el formato de carreras tradicionales y short track es una buena base para crecer. Pero para crecer no puedes estar haciendo siempre cambios. Ahora tenemos que mantenerlo así. Es un buen formato. Si cambiamos siempre, volvemos atrás. Sobre la Copa del Mundo, creo serían necesarias más carreras tradicionales como Monte Sainte Anne. Albstadt y Nove Mesto se están convirtiendo en esto. Y luego necesitamos más carreras de la Copa del Mundo. Al menos ocho. Diez estaría mejor.

B: ¿Te aburres de volver a muchos de los mismos lugares cada año para las carreras de la Copa del Mundo?

M: No cuando hacen cambios en el recorrido. Pero cuando siempre es lo mismo, sí. Entonces me aburro.

OTRAS NOTICIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR
PRIMAFLOR     Dirección: C/La Estación,2, 04640    Pulpi(Almería) España     Teléfono: (+34) 950 464 011     © Copyright 2016 Todos los derechos reservados